domingo, 4 de noviembre de 2007

Hay quien dice por ahí que este blog esta abocado al fracaso, solo porque una parte de los autores anda de capa caída en cuanto a la inspiración, concretamente las tres cuartas partes de los integrantes :P
Así que voy a ponerme manos a la obra para demostrar que esto fracasara solamente cuando nosotras queramos y yo por ahora no estoy dispuesta a dejarlo morir. El problema es que las musas no llegan, y como para escribir son necesarias... haré como hicieron muchos escritores de todos los tiempos: Ana Rosa Quintana, Cesar Vidal y hasta el genial autor de los Tres Mosqueteros, Alejandro Dumas se valen de "negros" para su producción literaria. De este ultimo he llegado a leer que hasta sus negros tenían negros que escribían por ellos, y una vez fue un negro del negro a pedirle trabajo a Dumas porque el que le había contratado se había muerto y no se quería quedar sin su sustento; en fin, yo que no tengo negros voy a echar mano de la gran enciclopedia que es internet para rellenar mi hueco
"... Alicia murió, por fin. La sirvienta, que entró después a deshacer la cama, sola ya, miró un rato extrañada el almohadón.
-¡Señor! -llamó a Jordán en voz baja-. En el almohadón hay manchas que parecen de sangre.
Jordán se acercó rápidamente Y se dobló a su vez. Efectivamente, sobre la funda, a ambos lados del hueco que había dejado la cabeza de Alicia, se veían manchitas oscuras.
-Parecen picaduras -murmuró la sirvienta después de un rato de inmóvil observación.
-Levántelo a la luz -le dijo Jordán.
La sirvienta lo levantó, pero enseguida lo dejó caer, y se quedó mirando a aquél, lívida y temblando. Sin saber por qué, Jordán sintió que los cabellos se le erizaban.
-¿Qué hay? -murmuró con la voz ronca.
-Pesa mucho -articuló la sirvienta, sin dejar de temblar.
Jordán lo levantó; pesaba extraordinariamente. Salieron con él, y sobre la mesa del comedor Jordán cortó funda y envoltura de un tajo. Las plumas superiores volaron, y la sirvienta dio un grito de horror con toda la boca abierta, llevándose las manos crispadas a los bandós...."


El Almohadón de plumas
Horacio Quiroga.

Si quieres continuar, ve a tu biblioteca mas cercana :P

2 comentarios:

rql dijo...

y la biblioteca de las garcia-vaquero no lo tiene?

zetanas dijo...

sip la biblioteca de las garcia-vaquero lo tiene y no se necesita carnet :P