domingo, 7 de octubre de 2007

Visiones (I)

Imagínense la siguiente escena:
“Un hombre encuentra en la habitación de un hotel un paquete y decide entregárselo a su dueña, que se encuentra en esos momentos en la estación de tren”
Veamos como, desde mi punto de vista, lo verían varios directores de cine.
Alfred Hitchcock
Cary Grant, encuentra el paquete encima de la cama, sabe que Joan Fontaine lo va a necesitar. Plano detalle del reloj de la pared, marca las doce y media. Tiene media hora para ir a la estación y dárselo. Coge el sombrero y sale de la habitación.
En la calle intenta llamar un taxi pero todos están ocupados. Baja corriendo a la calle principal, pero esta cortada por el desfile del 4 de Julio, hay niños que gritan y juegan entre las piernas de sus padres, chicos y chicas agitan las banderas mientras silban y vitorean, parejas abrazadas. A duras penas consigue salir de la marabunta de gente, mira el reloj temeroso, la aguja sigue su curso implacable.
Después de mucho correr, ha llegado al metro, calcula que si lo coge serán un par de paradas hasta la estación de tren. En las taquillas la gente se amontona para comprar los billetes y las máquinas expendedoras no funcionan. Salta el torniquete y sale disparado hacia el anden, el policía del metro lo ha visto y lo persigue, pidiendo refuerzos a través del walkie.
En el andén el metro acaba de llegar, podemos ver a nuestro protagonista perseguido por varios guardias, esquivando a la gente que sale del metro. El metro pita y las puertas se van cerrando, en el último minuto, el hombre consigue entrar.
Un plano detalle del reloj, marca la una menos diez.
Se sienta y espera, fatigado de tanto correr.
El metro se para entre las estaciones, las luces vienen y van, y se oye por el altavoz la voz del conductor anunciando una avería…
Tim Burton
Johnny Depp es un científico extravagante con el pelo revuelto y la mirada perdida. La habitación es un laboratorio lleno de artilugios, oscuro y caótico, en las sombras se puede percibir alguna celda que oculta algún ser deforme.
Johnny está realizando una serie de experimentos, cuando se da cuenta que encima de la repisa se halla el paquete de Helenna Bonham Carter, sabe que lo necesita y decide llevárselo.
El supuesto hotel es un castillo de formas imposibles, que se alza sobre un pueblo típico americano de finales de siglo XIX. Una espesa bruma se levanta alrededor del castillo, dejando ver sólo sombras.
Johnny atraviesa veloz las calles que le llevan a la estación, estrechas y melancólicas. La gente que lo ve pasar huye, o lo mira asustada. Le consideran un psicópata o loco peligroso.
En el andén vemos que el tren está a punto de partir, Helena está asomada en una de las ventanas le hace señas. Johnny sube al tren y la busca entre la gente de los compartimentos. La gente se aleja de él.
Por fin, llega a su departamento y se sienta a su lado, ya que el señor que estaba ocupando ese asiento ha salido asustado.
Johnny le da el paquete a Helena. Helena lo abre y vemos que se trata de su mano izquierda, que Johnny había conseguido reconstruir a partir de tejidos creados por él. Johnny la coge y la cose a la muñeca.
Mientras, el pueblo temeroso sale en su busca armados con hoces, picas, palas y demás utensilios que encuentran. Van a la caza del monstruo…
Mas adelante pondré otras, para no agobiar, que estas ya son muy largas.

3 comentarios:

Pepi, Luci y Bom dijo...

¿Cuál sería la versión de Almodovar?

zetanas dijo...

La versión de Almodovar... creo que mejor que vos para decir como es que le conocéis tan bien:P Os habeis adelantado que esto continua, pero si eso lo pongo aquí.

rql dijo...

Vaya, veo que se me han adelantado sugiriendo la versión Almodovar :-(
Ese es el problema de estar dos dias de curso... que se anima esto y me lo pierdo :-S

Bueno aqui van más propuestas de directores para la segunda, tercera, cuarta... secuela ;-)
- Mercero (a ver a quien matas)
- Spielberg
- Factoría Disney