viernes, 20 de junio de 2008

Me llamo Iñigo Montoya

Recuerdo esta frase de la princesa prometida; "Me llamo Iñigo Montoya, tu mataste a mi padre. Preparate a morir"
Película recomendable para pasar una buena tarde de sábado como cuando teníamos cinco años y ponían esas pelis de aventuras de Errol Flynn, Burt Lancaster y demás. Que recuerdos, ya hablare otro día de Robin Hood, El halcón y la flecha...
Cary Elwes estaba estupendo con ese bigotillo a lo, volvemos a repetirlo, Errol Flynn(Robin Hood) y los personajes que le acompañaban no tenían desperdicio, André el Gigante haciendo de gigantón bonachón, Iñigo Montoya en su eterna venganza, Billy Cristal y Shelley Duvall irreconocibles como matrimonio de hechiceros, el misterioso pirata Roberts que vence al sabio, al gigante y al espadachín cada uno en su especialidad, y la, un tanto sosa, Robin Wrigth haciendo de la princesa a la que da nombre la peli (es lo malo que tienen estas películas que casi siempre la chica es la que han secuestrado y la que no pinta nada :( ).
Aquí os dejo la famosa escena del duelo, donde el espadachín español repite hasta la saciedad su famosa frase.

3 comentarios:

Pirata Roberts dijo...

Una de las películas que más veces he visto y que no me canso de ver (a ver cuando la reponen :p). Todavía me quedan conversaciones por aprenderme de memoria, pero cada vez menos.
De toda la película sólo eliminaría al niño de Aquellos Maravillosos Años y a su abuelo, que estropean los momentos más emocionantes de la película.

rql dijo...

Por fin he podido ver el video! Menos mal que el ordenata de casa no tiene tantas restricciones como el del curro... porque ya estaba pensando que me iba a quedar sin ver el gran duelo por 92849034781 vez ;-)
Creo que es una de las pocas películas de aventuras fantásticas que me gustan. Por no decir la única :-)

vansangon dijo...

Para mí, ésta también es una de las pelis que más he visto.
Además la he debido de ver más veces que Pirata Roberts, porque recuerdo que la segunda vez que la vi era una versión sin niño y sin abuelo. A ver quien supera eso.