martes, 11 de marzo de 2008

Despedidas...

Aunque no nos damos cuenta, pasamos más tiempo en el trabajo que en nuestra casa (las horas de sueño no cuentan). Por eso, el momento más temido es el de la despedidas, bien porque nos deje alguien o porque somos nosotros los que iniciamos otro camino. Se hace un nudo en la garganta, los ojos se ponen vidriosos y cuesta pronunciar el tan temido "adios".
Pero realmente se trata de un "hasta luego", siempre quedarán los buenos momentos vividos (y los malos) y con un poquito de esfuerzo el contacto se mantendrá (aunque sea con el tipico mail chorra de navidades o la felicitacion cumpleañera).

Todos hemos pasado por eso alguna vez y aqui seguimos :-D

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya te digo que son dificiles, auqneu tambien depende de la gente, hay algunos sitios en los que quieres salir corriendo y en otros que te cuesta mas. Y como bien dices aqui estamos.

Mithamard Aglarluin dijo...

Estoy de acuerdo anónimo, no siempre se encuentran personas de confianza en los trabajos -aunque he de reconocer que por ahora he tenido suerte-. No olvides que solo es trabajo, y con los que te reunes solo van a trabajar.
Pero bueno por ahora yo en los pocos sitios que he estado, me he encontrado con gente maravillosa;)